Viajes de febrero (II): Ámsterdam

La ciudad de los canales y las bicicletas

Bandera Amsterdam

Bandera de Ámsterdam

Fui a la capital de los Países Bajos el finde del 22-24 Febrero, para celebrar allí el cumpleaños de mi compi Kike (ICEX de Copenhague), y tengo que decir que se cumplieron las expectativas. El tiempo no acompañó demasiado, pero no fue impedimento para pasar un par de días en buena compañía. Tuve que pedir el día libre en la Oficina, madrugué bastante para ir al aeropuerto, ya que el vuelo, directo desde Belgrado, salía a las 8.15.

Madrugón en Belgrado

Madrugón en Belgrado

A la llegada al aeropuerto coincidí con una señora mayor en las máquinas expendedoras de billetes para llegar en tren a la Estación Central. Me preguntó si sabía cómo funcionaban, intenté explicarle pero al final no fuimos capaces y tuvimos que ir a las taquillas. Agradeció la ayuda y comenzó a contarme que era de Israel pero que llevaba toda su vida de un sitio para otro, viviendo en distintos países. En el andén de la estación, bajo el sol abrasador… (que pegadiza la canción de Fran Perea), para no equivocarnos preguntamos a un chaval joven que resultó ser un panameño en viaje de negocios con el que compartimos trayecto hablando de los diversos motivos que nos traían a Amsterdam. Yo siempre haciendo amigos…

A medida que nos íbamos acercando a la ciudad me venían a la mente los recuerdos de la primera y última vez que estuve allí. Fue en un viaje de fin de curso durante la primavera de 2001. Hasta ese instante no me había parado a pensar casi nada, pero una vez que salí por la puerta principal de la estación y tras coger el tranvía que me llevaría al hostal, comencé a rememorar aquellos días con mi clase de 1º de Bachilletato.

Estación Central de Amsterdam

Cuando llegué al  hostal, hice el check-in y me informé de las opciones que tenía para aprovechar el tiempo hasta que llegara el resto del grupo. Debido al horario de mi vuelo me tocó estar casi todo el viernes sólo dando vueltas por la ciudad, algo que no me importó en absoluto. Soy de esas personas que, aún prefiriendo viajar en buena compañía, necesita hacer algún que otro viaje en solitario ya que lo considero una experiencia muy enriquecedora. Enseguida me percaté de la importancia que tienen las bicicletas y los canales a la hora de desplazarse por la ciudad, así como de la omnipresencia de la marca de cerveza neerlandesa por excelencia, Heineken.

Bicicletas, canales y Heineken

Bicicletas, canales y Heineken

Tras haber paseado por las arterias principales, callejeado por sitios más recónditos y visitado las principales área turísticas (barrio rojo incluido), decidí hacer una parada para saciar el apetito. Elegí uno de los numerosos restaurantes argentinos disponibles para los hambrientos turistas venidos de distintos puntos del globo. Me llamó la atención el techo del local en la zona próxima a la barra del bar, estaba empapelado literalmente con billetes de infinidad de países. No pude resistirme a aportar mi granito de arena a ese mosaico con un billete serbio de, creo recordar, diez dinares. Anocheció, y poco a poco fue llegando el resto del equipo de españoles. Sin entrar en muchos detalles… nos fuimos a tomar unas cervecillas cerca del hostal, hicimos botellón en la habitación común y salimos de fiesta por ahí.

Amsterdam mix

Amsterdam mix

Al día siguiente, fuimos de turisteo con uno de esos free tour que se llevan a cabo en muchas capitales europeas (desconozco si también en el resto del mundo). El sistema es el siguiente: un grupo de turistas sigue a un guía a lo largo de un recorrido determinado. Esta persona va explicando lo que se van encontrando a su paso, en español o inglés, deteniéndose en los sitios más interesantes y al terminar cada persona paga una cantidad voluntaria en función de su generosidad o de lo que ha sido la visita guiada. En nuestro caso, por ejemplo, una vez finalizado el paseo fuimos a comer y a calentarnos (qué frío hacía) a un restaurante recomendado por el guía cerca de la casa de Ana Frank. Por la tarde seguimos haciendo turismo, mientras que por la noche algunos salieron de marcha y otros nos volvimos a descasar ya que al día siguiente teníamos que regresar a casa… yo antes que nadie!

En resumen, fue un fin de semana bastante intenso en buena compañía, en una ciudad europea que recomiendo y creo que merece la pena visitar de vez en cuando.

Anuncios
Categorías: Viajes | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Viajes de febrero (I): Varsovia

A Polonia, pasando por Hungría

Y es que en mi viaje a tierras polacas tuve que hacer escala (ferroviaria) en Budapest, ya que el vuelo desde allí era bastante más barato que desde Belgrado. Se trataba de mi tercera vez en la capital húngara y, al igual que los dos viajes anteriores, lo hice en el tren nocturno que tarda ‘sólo’ ocho horas. En el compartimento coincidí con un turco-bosnio, Kenan, y teníamos como vecinos a tres suizos que estaban de interrail . Estuvimos charlando y debatiendo sobre distintos temas hasta medianoche, la mayoría relacionados con la crisis y la situación en nuestros respectivos países.

Viernes 15

Al llegar a Budapest fui a desayunar con Kenan a una cafetería al lado de la estación y me comentó que tenía que ir al consulado de Etiopía a por un visado, tal cuál. Lo necesitaba para ir al país africano a hacer negocios con empresas del sector de energía la solar, según recuerdo. Como no tenía nada mejor que hacer hasta que saliese mi vuelo, le acompañé. Al final, fue una experiencia curiosa: taxi de ida, Cónsul/Consulado etíope, tipo de cambio cruzado dólar-euro-forint, autobús de vuelta…en fin yo me lo pasé bien, pero a él la broma del visado le salió cara (literalmente).

Al llegar a Varsovia me doy cuenta que no tengo cobertura, ni con la tarjeta serbia ni con la española. Se me acerca un turco que le pasaba lo mismo para ver si le podía ayudar y vamos a comprar una tarjeta para llamar desde una cabina, sin éxito. Al final, conseguí mandar un mensaje y llegó enseguida a recogerme al aeropuerto uno de los compis ICEX, Juan. De allí fuimos al centro de la ciudad en autobús junto con el chaval de antes, al que amablemente acogimos y ayudamos.Una vez allí, fuimos a dejar mi maleta a casa de Juan, donde me hospedó muy amablemente las dos noches, quedamos con el resto de la expedición (Álvaro y Kike) y fuimos a comprar bebida para luego.

Con el vodka Soplica

Con el vodka Soplica

Esa noche se unieron el resto (Aitor, Anna y Justyna) y pedimos unas pizzas para cenar, concretamente del Telepizza polaco!! Qué buenas estaban, y además me parece que tenían la oferta del 3×1…Después hicimos la cata de un vodka polaco muy original con sabor a avellana, el Soplica Hazelnut, y salimos de fiesta al Enklawa Art Music, un garito que estaba bastante bien.

Sábado 16

Sofá varsoviano

Sofá varsoviano

Al día siguiente, este era el aspecto de mi “piltra” polaca. Nos espabilamos y nos fuimos de turisteo. Quedamos al lado de uno de los edificios emblemáticos de Varsovia y el más alto de Polonia , el Palacio de la Cultura y la Ciencia. Visitamos el Palacio presidencial y centro histórico, la zona donde se concentran la mayoría de sitios de interés turístico para visitar, y patrimonio de la humanidad por la UNESCO. En este barrio viejo estuvimos dando un agradable (y frío) paseo, durante el cual pudimos contemplar el Castillo Real, la catedral y la plaza del mercado donde se encuentra la famosa sirena de Varsovia, símbolo de la ciudad. 

Turisteo (que no postureo)

Turisteo (que no postureo)

A continuación degustamos un típico vino caliente que no me llamó mucho la atención y una especie de queso frito, creo. Como ya habíamos abierto boca con ese pequeño aperitivo, nos fuimos a comer a un restaurante muy original que me gustó mucho, el The Inn under the Red Hog – „Oberża Pod Czerwonym Wieprzem” (la taberna bajo el puerco rojo). Con ese nombre, uno ya se puede imaginar los platos que se puede encontrar en el menú, todo tipo de platos con nombres de grandes líderes comunistas “rojos”: Lenin, Fidel Castro, Mao, Tito…y hasta la “chuleta del proletariado”, menudo festín!

Tras la comilona que nos dimos en nombre del Marxismo, fuimos a cambiarnos y prepararnos para la noche. Se me había olvidado decir que este sábado era el cumple de Álvaro, evento que tuvo a bien de celebrar en su piso. Allí estuvimos cenando y bebiendo (AK-47 de vodka incluida), jugando a una especia de “ruleta de chupitos” de Jagermeister hasta que era una hora prudente para salir por ahí a ver que nos deparaba la noche varsoviana. Fuimos a una discoteca bastante chula, el Opera Club, situado justo al lado de la Ópera de Varsovia. Estuvimos hasta altas horas dándolo todo y vuelta para casa.

La casa blanca polaca

La casa blanca polaca

Castillo Real de Varsovia y columna de Segismundo

Castillo Real de Varsovia y columna de Segismundo

Sirena de Varsovia

Sirena de Varsovia

Domingo 17

Al día siguiente simplemente nos levantamos a una hora y quedamos para ir a comer a otro sitio típico unas empanadillas polacas muy ricas rellenas con diferentes ingredientes. No sé que malentendido hubo, que se pensaron que habíamos pedido millones de empanadillas…al final llegamos a un acuerdo con el encargado (aunque el cliente no tiene por que tener siempre la razón). Con el estómago lleno y un poco justo de hora me dirigí al aeropuerto de regreso a mi querida Serbia, previo paso por Budapest…dejo foto de la estación de tren de Keleti y el vagón “grafiteado” en el que dormí.

Estación de Keleti

Estación de Keleti

En definitiva fue un gran fin de semana con unos fenomenales anfitriones en la capital polaca. Muchas gracias desde aquí por todo 😉

Categorías: Viajes | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

2ª Visita ICEX, 21-27 Enero

Después de una larga ausencia, vuelvo a escribir por aquí con la intención de escribir varias entradas estos días e intentar recuperar el tiempo perdido. Aunque es complicado acordarse con detalle de algo que hace casi 3 meses que pasó…escribiré lo que mi memoria me permita!

“Mi informático” 😛

Pues eso, el afortunado de pasar una semana en Belgrado fue Borja, un vasco muy majete que es el becario ICEX de Informática que está en la oficina de Zagreb, aunque también ‘”lleva” la oficina de aquí. Este año se ha cambiado, siempre se hacía a la inversa.

Lunes 21

No me acordaba que él llegaba esta semana, y el lunes al llegar a la oficina me lo encontré de sorpresa. Y nada, le mostré un poco las fabulosas instalaciones con las que contamos y le indiqué cuál iba a ser su escritorio durante los cinco días que iba a estar.

El curro pues poca cosa que contar…por la tarde fuimos a la inauguración de un restaurante español al que suelo ir a comer de vez en cuando, El Escondite. Era la apertura del nuevo local, más amplio y moderno que el anterior, al que se trasladaron después de Navidades. Allí quedamos con dos amigas serbias, Bojana y Dragana, y pudimos degustar unas cervezas y algo de “comida española”: me acuerdo ahora de la tortilla de patatas y las croquetas.

Si algún día visitáis Belgrado, os recomiendo totalmente que os dejéis caer por El Escondite, tanto la comida como el trato no os defraudarán. Dejo una foto de la entrada del local.

Taberna española

Martes 22

Al día siguiente más de lo mismo en el curro…no sé exactamente qué día fue, pero esta semana tuvimos un percance con el UPS (uninterruptible power supply). Es un sistema de alimentación ininterrupida que hay en la oficina, que una mañana petó, vamos que si no llega a estar allí Borja, no sé como nos las hubiésemos arreglado. Hay que decir que tras más de dos meses desde que ocurrió lo comentado, recibimos el nuevo “cacharro” hace poco y me tocó a mi instalarlo solito (¬¬), pan comido.

Por la tarde (no sé si fue este día o al siguiente), si el día anterior habíamos ido a una “taberna” española, esta vez fuimos con Bojana y Dragana a cenar a una típica “taberna serbia”, lo que aquí se conoce como kafana. Suelen ser locales antiguos decorados originalmente, un poco “etno style”, donde se come y bebe bien, a buen precio. Cenamos en la kafana Dačo, y por lo que recuerdo no comimos ni poco ni mal…foto de los originales flyers:

Flyers

Miércoles 23

En la oficina, la mañana supongo que transcurrió tranquila, no me acuerdo de nada que destacar. Por la tarde, repetimos plan con nuestras amigas locales, pero esta vez cambiamos el lugar de la cena: Bojana nos invitó a su casa para degustar la exquisita comida de su madre. Disfrutamos como enanos, todo estaba delicioso! Desde aquí vuelvo a agradecer a Bojana aquel manjar que nos ofreció.

Delicious dinner

Después de la cena, nos fuimos los 5 (la hemana de Bojana se unió a nosotros) a mover un poco el esqueleto. Fuimos al Havana Club, un local donde ponen todo tipo de música para el bailoteo latino: salsa, bachata, merengue, tango…y hasta reggaeton!! Pasamos un buen rato, intentamos aprender algunos pasos de baile, aunque creo que sin mucho éxito, y a dormir.

Jueves 24

La jornada matinal sin novedades, al menos no me acuerdo. Por la tarde fuimos a ver una famosa exposición que está dando la vuelta por el mundo y que estos meses ha estado en Belgrado, Bodies Revealed. La verdad que me sorprendió bastante y me gustó a la vez. Aún a día de hoy sigo sin saber si los cuerpos que vimos aquel día era reales o no, nadie me ha asegurado ninguna de las dos teorías. En cualquier caso, me pareció muy interesante, pero estaba prohibido hacer fotos, lo cual es totalmente razonable. Dejo foto de la entrada.

Bodies revealed

Bodies revealed

Viernes 25, sábado 26 y domingo 27

Pongo los tres días seguidos porque lo que recuerdo es poco y no me quiero extender mucho más. A parte de la mañana del viernes en la que pedimos comida china a domicilio en la oficina, el resto del fin de semana lo dedicamos a hacer turismo por Belgrado, descansar y salir por ahí a comer, cenar y de fiesta. Hicimos la clásica cena al restaurante Potkovica (herradura), al que solemos ir a comer carne de caballo cuando vienen invitados, y fuimos (como el resto de la semana) al bar español donde más horas paso en Belgrado, el Casa García. 

Templo de San Sava

Templo de San Sava

La ruta turística fue medio organizada medio improvisada, viendo las sitios más típicos y algunos otros que el “turista común” no suele ver…Lo que más me gustó del recorrido, algo que no había visto hasta entonces en detalle, fue la colección de tanques y demás parafernalia militar que está expuesta en la fortaleza de Kalemegdan, dónde también se encuentra el Museo militar de Belgrado.

Kasparov

Kasparov

Kafana Znak Pitanja

Kafana Znak Pitanja

Bueno, hasta aquí el resumen de esta semana, espero recibir una nueva visita de Borja pronto, que ahora con el buen tiempecito la ciudad es otra…!

P.D.: La mayoría de las fotos son cortesía de Borja.

(Próximas entradas: Viajes a Varsovia y Amsterdam)

Categorías: Belgrado, Visitas | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Navidad 2012 en España

En 2012, como el turrón, volví a casa por Navidad. Comencé a escribir estas líneas helado de frío en un vagón de tren, escuchando Smack my bitch up – The Prodigy (aquí la versión censurada), rumbo a Budapest. Era la segunda vez que hacía ese viaje y no recordaba haber pasado tanto frío, así que sólo esperaba que la calefacción funcionase correctamente y pudiese entrar en calor pronto. Efectivamente, al poco tiempo la temperatura subió un poco pero he de reconocer que pasé bastante frío.

Tras conseguir dormir un poco y pasar los dos “controles” fronterizos que consistían básicamente en responder cuatro preguntas y enseñarles el pasaporte a policías serbios y húngaros, la capital húngara me recibió con más frío de lo esperado. Llegué a eso de las 6 a.m., y fui directo a hacer el check-in al Hostel Bazar, un sitio bastante económico, bien situado y muy recomendable para los viajeros mochileros. Una vez allí, y tras cambiar dinares serbios a florines húngaros en un SPAR (no es broma), dormí un rato y me fui a hacer turismo todo el día hasta que llegara mi compi conquense (polaco este año) del ICEX, Álvaro. En realidad, como ya escribí en un post anterior, lo que quería ver era principalmente el Parlamento y la parte de Buda ya que en mi anterior visita estuve sólo en Pest.

Salí a eso de las 11:30 y me dirigí al puente de las cadenas, el más famoso y antiguo de la ciudad. Tras cruzarlo ya estaba en Buda, preparado para pasar frío y ver lo máximo posible.  Aprovechando que están juntos, fui directo a ver la Iglesia de San Matías y al Bastión de los Pescadores desde el que se tienen unas vistas privilegiadas del Parlamento. Callejeando un poco di con esta galería de arte privada a la que entré. No había nadie, y los dueños me recibieron como si no hubiesen tenido un visitante desde…al menos dos días (basándome en el libro de visitas). Me dediqué a observar los distintos cuadros, óleos y esculturas varias como si fuese un experto preguntando memeces, a lo que los dueños me remitían con demasiada frecuencia al catálogo y sobre todo a la lista de precios.

Tras entrar en calor y decirle a los dueños de la galería que sus precios y mi capacidad adquisitiva estaban a años luz, fui a ver el espectacular Castillo de Buda, un conjunto arquitectónico con una serie de edificaciones en las que actualmente se pueden encontrar: el Museo Histórico de Budapest, la Biblioteca Nacional y la Galería Nacional de Hungría.

Iglesia de San Matías

Vistas del Parlamento desde el Bastión de los Pescadores

Después de “patearme” todo lo que me dio tiempo en la parte de Buda, regresé a Pest, vi el Parlamento y el Museo Etnográfico, me fui a tomar un café de California y al Hostel a esperar a que llegase Álvaro.

Panorámica preciosa de Budapest

Cuando llegó nos fuimos a cenar un sitio de referencia en Budapest, el Szimpla. Tras comernos una “señora hamburguesa” salimos a conocer un poco más la noche de Budapest. Estuvimos en un garito muy chulo, el Instant. Es uno de los locales llamados coloquialmente ruinas debido a que se trata de edificios abandonados que han sido ocupados y reutilizados para fines lúdico-festivos hasta que el Ayuntamiento los derribe. Nos recorrimos las distintas estancias y niveles. Digo todas porque era un sitio con varias salas con distintos ambientes, lo que nos gustó bastante…sin embargo no trasnochamos mucho porque al día siguiente teníamos que coger el avión y no era plan de ir con sueño, o peor aún, de perderlo.

Sigo escribiendo esta entrada en Madrid, en la estación de autobuses de Méndez Álvaro. El vuelo de regreso fue sin contratiempos, y el viaje en SAMAR al pueblo fue más de lo mismo. Este es un pequeño resumen de mi vuelta a casa por Navidad, en las que pude disfrutar de dos semanas con familia y amigos, incluyendo 3 días de snowboard en compañía de los tres hermanos “Rodrigo Mota” (Vegeta, Nappa y Radix) en las estaciones del pirineo aragonés de Panticosa y Formigal, y un Fin de Año algo distinto a lo habitual (comiendo 12 trozos de melón en lugar de uvas) en Barcelona, gracias a Yohana y Raquel desde aquí por la hospitalidad.

Brindando con Iniesta

Panticosa

Con Oli en Panticosa

Precaución en Panticosa

P.D. Fotografías de Budapest cortesía de mi amigo Aitor

Categorías: Viajes | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

Viaje a Estambul

Con más de un mes de retraso, finalmente subo la entrada de Estambul…

Estuve en el puente de la Constitución, del 5 al 9 de Diciembre, en un viaje en el que lo pasé genial. Al final nos juntamos un grupo numeroso y muy majo: los dos compañeros ICEX de allí junto a otros llegados de distintos puntos geográficos (Zagreb, Copenhague, El Cairo, Dusseldorf, Kiev, Milán) y otros amigos de A Coruña. Lo primero que tengo que decir es que Estambul mola mucho, así de claro. Es una ciudad que te engancha, al menos a mi me gustó muchísimo.  Así que, no sé cuándo, pero supongo que volveré.

5 Diciembre

Mi viaje de ida fue tranquilo, me sorprendió muy gratamente el servicio de la compañía Turkish Airlines, la recomiendo totalmente. Imagino que por algo la han nombrado mejor compañía aérea “europea” en los dos últimos años. Bien, resulta que a la hora de comprar el vuelo puedes elegir el menú que deseas (bajo en calorías, para celíacos, etc.) y el asiento. Se me ocurrió la maravillosa idea de elegir una ventanilla justo delante de una salida de emergencia. Dichosa mi suerte cuando compruebo que el asiento no se puede reclinar hacia atrás. Pregunto a la azafata que muy amablemente me dice que cuando termine el embarque puedo cambiarme de sitio (si hay). Dicho y hecho, ni corto ni perezoso me senté en la fila posterior, justo después de la mencionada salida de emergencia. Si no era el mejor sitio del avión, estaba muy cerca, porque podía ir con las piernas completamente estiradas, como en el salón de mi casa vaya! En el aeropuerto de Ataturk había quedado con Kike, el compi ICEX de Copenhague y su amiga Coco para ir juntos en bus a la ciudad, pero entre que su vuelo se retrasó y que tuvimos algunos problemas de comunicación, al final me fui yo primero y ellos en el bus posterior. Allí me recibieron los anfitriones, primero Héctor (en la plaza Taksim) y luego Laura en su piso. Tengo que decir que se portaron de lujo en todo momento, muchas gracias de nuevo a ambos desde aquí. En su piso ya estaba Borja, el becario “egipcio”, y esa primera noche simplemente estuvimos charlando y contándonos aventuras y desventuras de nuestras respectivas oficinas. Por lo que pudimos comprobar, cada destino tiene su “miga” particular, jejeje.

6 Diciembre

El jueves nos levantamos relativamente pronto para comenzar la ruta. Habíamos quedado con otros becarios ICEX en la Torre de Galata para seguir todos juntos desde allí. Llegamos un poco tarde pero como ellos tampoco habían llegado aún, decidimos desayunar algo mientras tanto: turkish tea con pastelitos típicos de allí. Una vez que nos reunimos todos cruzamos el puente de Galata, en el que nos llamó la atención la gran cantidad de gente que había pescando. En la otra parte del puente entramos a una mezquita (creo que era Yeni Cami – New Mosque) en la que por primera vez vimos a los fieles lavándose los pies, no sé si antes o después de entrar a rezar.

Imagen

Andamos un poco más y subimos a Santa Sofía, donde habíamos quedado con los becarios de Kiev. Entramos a verla por unos 12€, echamos un par de fotos de recuerdo y después a reponer fuerzas.Cuando salimos de comer ya estaba lloviendo, no pararía hasta el sábado…tuvimos mala suerte con el tiempo 😦

Imagen Imagen

A pesar de la lluvia, tras comprar algunos paraguas de estos de usar y tirar, fuimos al Bazar de las Especias, y de allí a un local donde se podía fumar sisha, el que quisiera claro. Yo probé las cuatro que pedimos (menta con manzana, fresa con leche, melón con no sé qué, y no me acuerdo más)  y también degusté un delicioso té de canela que me encantó.  Después fuimos a casa a cambiarnos y a cenar a un sitio muy chulo cerca de la principal calle comercial, Istiklal Caddesi (Avenida de la Independencia). Era un restaurante muy barato, decorado con un estilo etno con utensilios y cosas antiguas de labranza y otras historias así. Compartimos cena por parejas, yo con Víctor, compañero ICEX “ucraniano” y de allí nos fuimos a un garito en el que había que subir muchas escaleras (o coger el ascensor) para llegar a la última planta y vimos un conciertillo que había, un grupo que podríamos definir como el Jarabe de turco. Nos tomamos una cervecita y a descansar, que al día siguiente queríamos aprovechar para seguir de turisteo.

7 Diciembre

El viernes madrugamos algo menos que el jueves y comenzamos el día visitando la Cisterna Basílica, una especie de depósitos que recibían el agua desde los bosques de Belgrado, llamados así ya que esta ciudad estuvo bajo dominio del extenso Imperio Otomano, a unos 20 kilómetros de la antigua Constantinopla, hoy Estambul. Una curiosidad son las dos columnas cuya base es una cabeza de Medusa (no, la miramos pero no nos convertimos en piedra).

Imagen

A continuación nos dirigimos a la famosísima Mezquita Azul, pero tuvimos que esperar a que terminaran de rezar para poder visitarla. Durante la espera aprovechamos para ver un par de obeliscos por allí cerca y tras descalzarnos metimos nuestro calzado en bolsas de plástico y entramos a contemplar la famosa construcción. Personalmente no me impresionó tanto como pensaba, me gustó quizás más por fuera y sinceramente me esperaba más en su interior (aparte del olor a pies). Es lo que tiene crearse unas expectativas muy altas.

Imagen

Sacamos unas cuantas fotos por allí y seguimos la ruta, nos tocaba hacer otra visita obligada, el Gran Bazar. Para ser un poco más eficaces, quedamos en un punto a una hora y  nos separamos en grupos, así cada uno podía ir viendo y comprando lo que estimase oportuno. Mi impresión del sitio es que se ha convertido en un gran mercado moderno (sin llegar a ser un centro comercial), todo muy bien organizado y ha perdido parte del encanto que yo recordaba, por ejemplo cuando visité el Bazar de Marrakesh.

Ir a Estambul y no ver un partido, de fútbol o baloncesto, es otra de las cosas que no puedes permitirte. Así que finalmente elegimos un partido de basket de Euroliga, Efes Pilsen-Caja Laboral. El encuentro transcurrió sin pena ni gloria, con claro dominio visitante para gozo de los pocos aficionados españoles (no sé si eran realmente vitorianos) que habían asistido junto a nosotros. Hubo una conclusión bastante generalizada entre todos nosotros de que los highlights del partido habían sido las estelares apariciones de las cheerleaders del equipo local…

Imagen

No puedo dejar de contar los trayectos de ida y vuelta a la cancha del Efes Pilsen. El primero, algunos de nosotros lo hicimos en 3 taxis, cada grupo negociando la tarifa con el taxista de turno. Unos decidieron fiarse del taxímetro, y los más desconfiados (entre ellos yo) pactamos un precio fijo que al final dejamos en 35 liras turcas, algo menos de 20 euros. La vuelta fue épica. Tras esperan un largo rato para (no) conseguir 4 taxis, decidimos cogernos un minibús para nosotros solitos basándonos en la experiencia previa que habían tenido los otros compis en su viaje de ida. El viaje fue un no parar de reír,  no nos podíamos creer que nos cobrasen sólo 2 liras (1€) por persona por llevarnos a todo el grupo de regreso a Estambul. Creo que recordaré ese trayecto siempre.

Imagen

El singular vehículo nos dejó en una calle cuya peculiaridad era la de estar plagada de tiendas de pelucas, tal como suena. Callejeando un poco desde allí llegamos a una calle empinada, muy chula y estrecha, con un ambiente fantástico y una atmósfera realmente acogedora (no recuerdo el nombre). Pero nuestro destino era otro…Quién sabe, quizás algún día vuelva por allí y tenga la oportunidad de cenar en uno de los muchos restaurantes que hay en sus flancos. Llegamos a un garito con música comercial, gagnam style incluided, en el que lo pasamos bastante bien y nos divertirnos como jóvenes sanos que somos…Al día siguiente nos esperaba la parte asiática de Estambul.

Imagen

Imagen

8 Diciembre

Pues eso, para Asia que nos fuimos. Algunos madrugaron más (o quizás trasnocharon menos) porque querían ir a ver el Palacio de Topkapi. Yo tendré que visitarlo la próxima vez que vaya, ya que me levanté más tarde (o trasnoché más) y me apunté al plan de coger un Ferry, cruzar el Bósforo e ir al continente asiático. El viaje por el río me gustó mucho, las vistas son estupendas y sólo por la sensación de estar “flotando” de un continente a otro merece la pena. Estuvimos paseando por allí, confirmando lo que ya nos habían contando los becarios “turcos”, esta parte es más moderna y residencial que la parte europea al otro lado del río. En nuestro regreso, tras debatir sobre distintos temas (con chorreareas  chorraeras o sin ellas), nos topamos con un par de puestos  ambulantes. En uno de ellos podías elegir entre infinidad de colgantes de ¿cobre? bastante originales. Estuvimos “escarbando” entre ellos, seleccionando aquellos que más nos llamaban la atención para hacer algún souvenir. A la hora de pagar, uno de los turcos que atendía en el otro puesto improvisado de bolsos de al lado, trató de hacernos el lío y engañarnos diciendo que no había recibido ningún dinero. El incidente se resolvió de manera satisfactoria, y finalmente tras la ayuda de unos amables ciudadanos locales que pasaban por allí e intercedieron a nuestro favor, nos devolvieron el dinero que nos correspondía. Esta noche quedamos todos en casa de los anfitriones para cenar pizzas, hacer un semi-botellón y degustar las bebidas autóctonas que algunos habíamos llevado: vodka ucraniano, cerveza danesa y rakija serbia. Nos echamos unas risas y luego nos fuimos a continuar la fiesta por algunos locales hasta que el grupo se dividió y cada cual terminó en un sitio distinto…

Imagen

9 Diciembre

El domingo cada uno tenía su vuelo a una hora distinta, con lo que en función de esto nos levantamos más o o menos temprano y tomamos rumbo al aeropuerto para volver a nuestros respectivos destinos. Mi viaje al igual que el de ida fue bastante bien (volveré a volar con Turkish Airlines seguro). Al llegar a Belgrado…sorpresa!! Me encontré todo completamente cubierto por un manto de nieve de unos 30-40 cm de nieve, había estado todo el fin de semana nevando. Con menos 7 grados y arrastrando la maleta llegué a casa, al día siguiente tocaba trabajar. Tengo que decir que aún había nieve por la calle cuando me volví a España el jueves 20 de Diciembre, por lo que me temo que me esperan uno par de meses de frío y nieve. El año pasado, me cuentan que en Febrero hizo “rasca”, estuvieron dos semanas seguidas entre -20º y -15º, e incluso se congeló el Danubio. Sólo de pensarlo me dan escalofríos (nunca mejor dicho), supongo que habrá que abrigarse y estar preparado.

Categorías: Viajes, Visitas | Etiquetas: , , , , , , , , | 6 comentarios

1ª Visita ICEX (23-25 Noviembre)

El primer compi ICEX, la primera en este caso, que tuve el placer de recibir fue … Bea!!! Coincidencia o no, ella es la persona con la que estuve “codo con codo” durante todo el curso en la clase del Máster del CECO. Desde su destino de este año, Atenas, llegó en vuelo directo a Belgrado con la compañía Olympic Air, nombre muy original para una compañía griega, por cierto.

El finde comenzó el viernes a las 16:00h, cuando salí de la Oficina para ir a recoger a Bea al aeropuerto. El vuelo llegó puntual, y allí apareció ella con la primera sorpresa debajo del brazo, una botella de Ouzo, licor típico griego muy parecido al anís (a mi me sabía igual), pero según parece el que entiende un poco sabe que es distinto. Más adelante, ya hicimos la correspondiente cata…

Vuelta a Belgrado en un autobús bastante económico (no llega a 3€) que nos dejó en Slavija, la rotonda de la ciudad dónde más tráfico se acumula sin duda. A este punto tendríamos que volver más veces de las previstas por razones que ya comentaré. Desde aquí aprovechamos la cercanía para ir caminando a visitar San Sava, la catedral ortodoxa más grande de Europa. Lamentablemente está todavía sin terminar en su interior, aunque el exterior está prácticamente finiquitado. Luego cogimos un trolebús para ir a dejar la maleta a mi piso, con la sorpresa de encontrarnos por el camino con la hija de mis caseros y previo paso por la puerta de “mi OFECOME” y de allí a cenar!

Fuimos a Skadarlijabarrio bohemio que vendría a ser el Montmatre de Belgrado, ya que me habían recomendado un par de sitios allí en los que se podía cenar bien mientras unos músicos, muy amablemente, tocaban música tradicional serbia a la vez que interaccionaban con los comensales (aquella noche especialmente con unos italianos a nuestro lado). De camino al restaurante pasamos casualmente por la Embajada de Grecia en Belgrado. El sitio que elegimos finalmente fue Tri Sesira (Tres sombreros), pedimos entrantes variados serbios, pivo (cerveza) y lo típico aquí, carne y más carne. Estaba muy bueno, pero eso sí, no pudimos terminarlo todo…Cerca del restaurante habíamos quedado con una amiga para ir a un conciertillo en un bar, el Hide Out, para más tarde ir con los cantantes y el resto a otro garito cuya música no nos entusiasmó mucho. Terminamos la noche “bailando” salsa en el Havana Club y comiendo kikirikis (cacahuetes) en el bar español de referencia aquí, Casa García.

Carne y más carne

El sábado intentamos levantarnos temprano para aprovechar el día al máximo (aquí anochece a las cuatro de la tarde), pero debido a que nos acostamos más tarde de lo previsto, hasta las 12 y pico no empezamos la ruta. Decir, para las futuras visitas que lean esto,  que una de las muchas cosas buenas que tiene Belgrado es que se puede visitar todo a pie sin ningún problema. Comenzamos por el Bulevar Kralja Aleksandra, lo que viene siendo el Paseo de la Castellana de Belgrado -continuaré haciendo comparaciones con Madrid-, para llegar al Monumento a Vuk (Vuk Spomenik), el señor que desarrolló el actual alfabeto cirílico serbio a partir del cirílico ruso, y de ahí al nuevo parque de Tašmajdan y la Iglesia ortodoxa de San Marcos. Siguiendo el bulevar en dirección al centro, vimos el edificio del Ministerio de Economía y Finanzas junto al de Correos, la Asamblea Nacional (Congreso de los Diputados serbio), el Ayuntamiento (antiguo Palacio),  el Palacio Presidencial (nuestro Palacio de la Moncloa) y la plaza de Nikola Pašić.

National Assembly of Serbia

Ayuntamiento de Belgrado

Seguimos por Terazije (su Gran Vía) y ya en el centro, pasamos por delante del Hotel Moscú, unos de los más lujosos y  famosos de la ciudad. Paseamos por Knez Mihailova (la calle Preciados de aquí), donde siempre hay gente revoloteando y con sus característicos puestos de palomitas y castañas asadas. Además de situarse en esta calle comercial las tiendas de grandes marcas de moda internacionales, es aquí dónde tiene su magnífica ubicación el Instituto Cervantes de Belgrado. Nos encaminamos hacia uno de los sitios más turísticos, por no decir el que más, la Fortaleza de Kalemegdan. Un lugar privilegiado, desde el que se tienen unas vistas espectaculares de Nuevo Belgrado (Novi Beograd), de la confluencia de los ríos Sava y Danubio y des sus respectivas orillas. Fue una lástima porque el día estaba nublado y con un poco de neblina y no pudimos disfrutar ni hacer unas mejores fotografías…En verano tiene que ser una gozada pasear por aquí. Por cierto, cuándo nos íbamos empezó a salir un poco el sol, que mala leche.

La calle Preciados de Belgrado

Instituto Cervantes de Belgrado

Kalemegdan

Kalemegdan

Kalemegdan

Menuda cuestecita...

Pobednik - Kalemegdan

Kalemegdan

Carro - Kalemegdan

Cañón - Kalemegdan

Tanques - Kalemegdan

Pistas de tenis - Kalemegdan

Jugando al ajedrez - Kalemegdan

Kalemegdan

Después de dar una buena vuelta, como se puede ver por las numerosas fotos (y he seleccionado sólo algunas), y ver un par de Iglesias y (desde fuera) el Palacio de la princesa Ljubica…ya empezábamos a tener hambre. Pensé que podíamos ir a comer a la que se supone que es la Kafana (taberna serbia) más antigua de Belgrado, la Znak Pitanja (signo de interrogación), que data de 1823. Pensado, dicho y hecho.

Where to go...

Después de reponer fuerzas, y hacer un par de fotos más, pasamos por la Biblioteca de Belgrado, y desde allí fuimos a la Plaza de la República (como la Puerta del Sol de Madrid, con su caballito y todo), dónde por algún extraño motivo la gente no sabía hacer bien los fotos. O bien salían borrosas, o cortaban al  caballo o sólo nos sacaban de cintura para arriba…en fin, era algo gracioso a la par que desesperante!  Volvimos a ver la Asamblea Nacional, esta vez ya era de noche y estaba bien iluminada, es curioso como algunos edificios, entre ellos este, me gustan más iluminados por la noche que por el día. Tras unas cuantas fotos un poco borrosas, vimos el edificio de Correos, entramos al museo del automóvil de Belgrado y por último a una cafetería-biblioteca que nos gustó mucho (Bea, confirmado, he vuelto a ir, jeje).

Café Margarita

Habíamos quedado para cenar con unos amigos en un restaurante llamado Potkovica (Herradura), en el que haciendo honor a su nombre, la especialidad es la carne de caballo. Cenamos steak tartar y un filete al punto, delicioso todo!! Una pena que no tenga fotos de este manjar…Luego fuimos a cambiarnos y a probar la botella que había traído Bea de Atenas…y de fiesta a ver que nos deparaba la noche belgradense.

Brindis!

Tras trasnochar un poquillo más que el viernes, el domingo no madrugamos mucho, y como no era plan de perder el vuelo hacia Atenas, simplemente fuimos a ver algunos edificios que no habíamos visto el día anterior y sobre todo a la zona de los edificios bombardeados por la OTAN durante la guerra de Kosovo. Eran edificios del ejército y de telecomunicaciones que permanecen tal y como quedaron después de los ataques, entre la estación de tren y la plaza de Slavija, donde Bea tenía que volver a coger el bus para ir al Aeropuerto. Pillamos unas pizzas para comer por el camino, y nos despedimos. Me vine a echar la siesta a casa y al rato me suena el teléfono…le habían cancelado el vuelo por niebla. Así que volví al mismo sitio donde le había dejado, fuimos a cenar a un restaurante por la zona y a tomar un cafecito a un McDonalds que nos pillaba también cerca del Hotel Slavija, donde la compañía aérea le pagaba una habitación para esa noche.

Bueno, pues hasta aquí el resumen de este fin de semana de hace ya más de un mes (que rápido pasa el tiempo y que abandonado tengo el blog). Dar las gracias desde aquí a Bea por la visita y decir que Atenas ya está apuntado en rojo en mi lista de viajes para el año 2013!! Habrá que hacer un brindis por tierras helenas en los idiomas que se tercien…con Rakia, claro. Salud!, Živeli!, Ygeía! o Cheers! 

Próxima entrada: Estambul 😉

Categorías: Belgrado, Visitas | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

PARTIZAN vs ESTRELLA ROJA

En mi último post del 11 de Noviembre me despedía diciendo que iba a ver “el partido de baloncesto” en Serbia…

Después de este vídeo-introducción, ya os podéis hacer una idea de lo que puede ser un partido en esta cancha de basket .  Y es que en este pabellón multiusos se crea una atmósfera inigualabe para vivir un partido de este deporte, casi una religión aquí. Además, tuve la suerte de ver jugar a los dos equipos de Belgrado: KK Partizan (Košarkaški Klub Partizan) y KK Estrella Roja (Košarkaški Klub Crvena Zvezda), que curiosamente comparten el Pabellón Pionir. Esta vez, Partizan jugaba de local.

Para mi sorpresa, el partido se desarrolló con una clara superioridad del Estrella Roja y, aunque al final Partizan apretó un poco, el equipo visitante se alzó con la victoria por 78-92. Por lo que me han contado, este año el Partizan tiene un equipo muy joven que está en proceso de construcción. Parece ser que los mejores jugadores en cuanto tienen la oportunidad se marchan a otros clubes europeos atraidos por mejores contratos.

Y nada más, repetir que es una experiencia, totalmente recomendable (hay infinidad de vídeos en Youtube, pero no es lo mismo que vivirlo en directo) tanto si te gusta el baloncesto como si no, y si es en buena compañía de amigos como Aitor, Alberto y Jordi, pues mucho mejor. Por último, agradecer a Jordi  la invitación, espero poder volver a disfrutar de un partido en el Hala Pionir.

Os dejo otros vídeos para que veáis el ambientazo que se forma (bengala incluida).

Categorías: Baloncesto | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

2 en 1

Recupero la actividad bloguera después de un tiempecito sin pasarme por aquí (lo siento por aquellos que me leíais asiduamente y no podíais dormir esperando mi regreso). Varios han sido los motivos de mi ausencia, pero principalmente se debe a mi vagancia innata y a que he estado “ocupado” o fuera de cobertura. Así pues, aprovecharé para escribir por partida doble, de ahí lo de “2 en 1”: mi trip por tierras húngaras y más curiosities.

 

(Buda) pest

Pues eso, estuve por allí. Fue un viaje movidito, pero en líneas generales tengo que decir que fue muy positivo. La nota negativa: me robaron (o perdí) el móvil, en este caso no sé si me lo mangaron o simplemente se me cayó sin darme cuenta pero ya da igual. Ese es otro de los motivos por los que no he escrito más por aquí ya que he perdido todas las fotos que había hecho de Belgrado y Budapest.

Todo lo demás genial, la ciudad una maravilla, recomiendo totalmente su visita. El viaje fue mejor de lo que me esperaba, era la primera vez que dormía en un tren-cama y puedo decir que logré descansar bastante bien. En Budapest me alojé en la casa de Caterina, un Hostel bastante decente para el precio (9€/noche con desayuno incluido), aunque sólo pasaba por allí para acicalarme y dormir.

De la ciudad, pues vimos lo típico: Ópera, Mercado, Parlamento, puentes, catedrales, plazas, museos, etc., pero nos quedaron algunas cosas por visitar así que al menos tengo una excusa para volver, porque pienso volver. Sobre todo quiero ir a Buda. Para el que no lo sepa, Budapest antes eran dos ciudades separadas por el Danubio, Buda (parte más residencial) y Pest (parte más turística y de ocio), donde estuve casi todo el tiempo. Me imagino cuando se reunieron para poner nombre a la nueva ciudad…un largo día proponiendo nombres, deliberando y discutiendo para finalmente llamarlo Budapest. ¿Y por qué no Pestbuda? Cuando me pasen fotos, pondré por aquí alguna.

En lo que respecta a la vida nocturna, hay mucho y muy variado pero yo recomiendo este local: Trafiq. El último día, es decir el domingo, nos pasamos TODA la tarde en un sitio parecido al paraíso, un enclave de relax total. Fuimos a una de las varias termas naturales que hay en la ciudad…una pasada en todos los sentidos. Dejo una fotillo que encontré por ahí.

Curiosidades (II)

VEGETA

No hablo del personaje de Bola de Dragón ni de mi gran amigo, cuyo tamaño de cráneo está por encima de la media. Es una especie de condimento para las comidas que he descubierto y he de decir que está bastante bueno (yo se lo hecho a las pechugas de pollo por ejemplo). En fin, Vegeta, me acuerdo de ti cada vez que lo veo en mi cocina!!

Chuchos

Hablando de perros…

En Belgrado todavía no han aprendido a recoger los excrementos de los susodichos. Para más inri, tienden a llevarlos sueltos y sin bozal con lo que te suelen dar algún que otro susto. Mencionaré los dos canes que veo más a menudo.

El guardián de la Oficina Comercial

Os presento a ¿Cory?, ¿Kory?, ¿Kori?…yo que sé, es una perrita muy graciosa que pretende protegernos de los ladrones.

El otro guardián

Lo de antes era una broma al lado de esto. Es mi vecino y este sí que es un buen guardián, al menor ruido se pone a ladrar como un loco. Mañana sí, mañana no, me asusta cuando paso por delante de su casa. Si te pilla desprevenido te puede dar un buen susto, sobre todo por la mañana cuando voy a la oficina con unas legañas como puños. Medio en serio medio en broma, he pensado en envenenarlo… ¬¬

No subo foto del animalito porque no la pude sacar (me cagué), pero dejo el cartelito que muy amablemente ha colocado su dueño en la puerta para alertar de que podemos ser mordidos por su mascota. El que avisa no es traidor.

 

Cierro la entrada dando un poco de envidia. Esta tarde me ha invitado un amigo a ver “el partido” de Basket en Serbia. Se puede decir que soy un afortunado porque aquí el baloncesto es como una religión y por lo visto el ambiente es increíble. Escribiré sobre ello, seguro que lo pasamos bien…ah se me olvidaba decir que juegan PARTIZAN vs ESTRELLA ROJA, lo dicho, un partidazo!!

Categorías: Curiosidades, Viajes | Etiquetas: , , , , , , , | 3 comentarios

Curiosidades (I)

Abro una nueva categoría en el blog dedicada a todo aquello que, siendo totalmente normal para los lugareños, llame mi atención de alguna manera.

Parking en Belgrado

Aquí todo vale. Aparcan donde pueden, y lo pueden hacer en sitios en los que en otros países te multarían o vendría la grúa. No sólo pueden subirse a la aceras con total normalidad, sino que éstas tienen sus “plazas” de aparcamiento numeradas y perfectamente delimitadas. Adjunto documento gráfico.

Peatones y vehículos comparten aceras

El tamaño sí importa

Cerca de mi piso hay una tienda de ropa donde venden tallas grandes para hombre. Es un tipo de establecimiento que podemos encontrar en cualquier ciudad del mundo, hasta aquí todo normal. Lo que me hizo gracia fueron los maniquíes del escaparate, son algo raros cuando los miras ya que cabeza, brazos y manos no guardan ninguna proporción con el tronco. Y para rematar la faena, tienen una perilla cuidadosamente perfilada.

Teniendo en cuenta que en Serbia el porcentaje de obesidad de la población masculina adulta es del 14,3% (en España es del 24,4%), no sé yo qué tal funcionará el negocio. Ah! Se me olvidaba…si no recuerdo mal, el letrero de la tienda decía “Desde 2XL hasta 7XL“.

Hasta aquí, la primera entrega de curiosidades, en unos días más.

Categorías: Curiosidades | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Беoград, la Ciudad Blanca

Беoград (Beograd/Belgrado), la cuidad del mundo que más veces ha sido destruida y reconstruida. Urbe situada en el cruce de caminos de los ríos Danubio y Sava (afluente del primero).

1. Novi Beograd (Nuevo Belgrado), 2. Templo de San Sava con el monumento a Karađorđe Petrović, 3. Beograđanka (Teatro Dramático), 4. Puente Sava

Esta es la ciudad donde (creo que) tengo la suerte de vivir los próximos 14 meses y pico. Estoy seguro que tiene infinidad de sitios por descubrir, gran cantidad de lugares que visitar y en definitiva, muchas cosas que ofrecer a todo aquel que viva, temporal o indefinidamente, aquí. Mis primeras impresiones son positivas, tengo una mezcla de curiosidad y respeto por conocer de cerca su convulsa historia, reciente y pasada,  sin prejuzgar a su gente de antemano. Intentaré integrarme lo mejor posible en esta sociedad serbia que aún trata de curarse las heridas por todo lo ocurrido hace unos años. Sé que no será fácil y llevará algún tiempo, pero por lo que he podido comprobar estos días, a los españoles nos suelen ver en general con buenos ojos.

Alguna de las cosas que me ha llamado la atención es que la ciudad está muy “viva”, hay siempre mucha gente por las calles, en las cafeterías, en las terrazas (hasta que llegue el frío supongo) y hay una amplia oferta de actividades para ver y hacer: culturales, deportivas, musicales, gastronómicas, etc. En cuanto al transporte, aunque yo esta primera semana me he movido en taxi, puedes elegir entre autobuses, trolebuses y tranvías. Estos últimos, se han modernizado dándole un renovado aspecto a la ciudad gracias a la empresa española CAF, adjudicataria del contrato a pesar de haber presentado una oferta más cara que la empresa croata Končar. ¿Tuvieron algo que ver las negociaciones de la OFECOME de Belgrado con el  Gobierno serbio (además de la rivalidad histórica entre serbios y croatas…)? Yo creo que sí, así que enhorabuena por ello!

Bueno, méritos españoles aparte, la ciudad parece estar despertando y modernizándose poco a poco. Otro de los sitios en los que he estado y me encantó, fue Ada Ciganlija, el pulmón y el mar de Belgrado. Es conocida comúnmente como Ada “a secas”, y es el lugar donde los belgradenses van a desconectar los fines de semana, a hacer deporte y a pasar el día con los amigos y la familia. Lo dicho, me gustó mucho y me temo que iré por allí regularmente.

Hasta aquí algunas pinceladas de mi retrato de Belgrado, próximamente más y (espero) que mejor.

Categorías: Belgrado | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

...(Ser)BioniZándose

Blog Pura Vida

La vida es un camino no un destino...

Lo Llevamos Crudo

...(Ser)BioniZándose

eConectados

Stay Hungry. Stay Foolish.

#Acampadasol

...(Ser)BioniZándose

EXPORTADORES POR EL MUNDO

...(Ser)BioniZándose

...(Ser)BioniZándose

InterNations Blog

...(Ser)BioniZándose

Exportador Digital

...(Ser)BioniZándose